sábado, 15 de mayo de 2010

Mozart ¿el mejor?

video

Estaba pensando en Antonio Salieri, ese grandísimo compositor que tuvo la desdicha de ser coetáneo de Mozart. Pero hoy querido hermano, déjame que te hable de W. Amadeus Mozart.

A veces es bueno que alguien nos demuestre que no somos una rara avis en el mundo, que no estamos solos y que hay alguien que nos comprende y que comparte algo, mucho o todo con uno. Yo, por suerte lo tengo, y tú lo tienes, lo has tenido y lo tendrás siempre. Tu propio hermano.


A lo que parece, Wolfang A. Mozart no estuvo a la altura como persona, como ser humano, de lo que fue como músico, como compositor y como gran creador de su época y de todos los tiempos. Wolfgang tuvo un padre recto, exigente y equilibrado. Un ser humano de gran nivel, pero que como músico, no fue nada comparado con su hijo.

Wolfang, como bien sabes, fue un niño prodigio. Esto le ocasiono (como a tantos niños sobresalientes) no tener niñez, y ser distinto a todos sus congéneres. Lo que debió reportarle una gran soledad en los años de su infancia y su niñez.

Su padre, Leopold Mozart, le arrastro por todas las cortes europeas, casi como si se tratase de una atracción de feria. Indudablemente, el padre buscaba lo mejor para su hijo, y quizás también para el mismo y para la familia. Pero no midió el coste de tal proceder, el coste que para un niño de esa edad representa semejante vida, y semejantes expectativas.

No contento con ello, Leopold, el padre de Wolfang, le censuraba como persona, una vez que Wolfgang se hizo aldulto. Su padre no se contentó con que su hijo fuera el mejor compositor de todos los tiempos, también quería que en lo humano y personal, fuera igual de grande, o al menos que Wolfang estuviera a la altura de lo que su padre esperaba de él en el resto de ámbitos de su vida.

¿Por qué no aceptamos a las personas como son? Más, cuando hablamos de alguien tan admirable, tanto que en su época no había nadie capaz de juzgar su obra. No, hemos de ser crueles, alguien tan sobresaliente tambien ha de ser perfecto en todo el orden de su vida. He llamado a Wolfang Amadeus Mozart “compositor”, pero eso es algo que se queda muy pequeño para lo que él era. Mozart era, fue, es y será “La Música”, con mayúsculas, mucho más que un grandísimo compositor.

Yo me pregunto, que hubiera sido de Wolfang, si su padre no hubiera sido tan exigente, si se hubiera conformado con el regalo, el maravilloso regalo de tener un hijo que “poseía” a la música, en vez de que esta le poseyera a él.

Parece que a su vez, el padre quería poseer al hijo. ¿No te parece hermano?

Todos, los seres más sencillos y los más grandes genios, tenemos inteligencia y sentimientos. Ahora bien, cada uno tiene un porcentaje concreto de una u otra cosa.

¿Con que componía Wolfang? Con su inteligencia o con su corazón. O, tal vez con una parte de ambos.

Yo creo que Wolfang, en la música era más cabeza que corazón, pero en su vida personal, era todo lo contrario. ¿Sabes Javi? Tenemos un amigo que es algo así, ¿no crees? sabes de quien te hablo, ¿verdad?

Yo, admiro muchísimo a Wolfang A. Mozart, pero siento que me identifico mas con otros músicos, tal vez menos cerebrales y mas pasionales.

Ya sabes que me apasionan los grandes compositores rusos del periodo romántico. Mijaíl Glinka, Músorgski, Rimski-Kórsakov, Borodin y especialmente Tchaikovsky Bueno, tal vez sea porque no soy músico y no tengo una formación y conocimiento que me obliguen a rendirme ante la gran superioridad técnica de Mozart.

Me gustan y amo la música de todos. Mozart, Bach, Beethoven, Brahms, Smetana, Liszt, Chopin, etc. Pero mi corazón se deja llevar por los más románticos, y de entre estos, especialmente los rusos. Por eso hermano, deja que llame tu atención hoy sobre un concierto para violín de Tchaikovsky. Quiero que escuches este fragmento, es el primer movimiento (allegro moderato) del concierto para violín opus 35.

Esta versión que aquí te dejo es mi favorita. El solista es Itzhak Perlman, para mí de lo mejorcito interpretando este concierto, ya sé que no se ve muy bien la imagen, pero tu concéntrate solo en su violín.

Si te gusta, mira la película Le concert de 2009. Está dirigida por Radu Mihaileanu y es una oda a este concierto de Tchaikovsky, y a los auténticos músicos, los que lleváis esa pasión en la sangre.

Sé que ese violín tocará tu corazón, como toca el mío siempre que lo escucho. Motzar murió demasiado joven, como tú. Ambos dejasteis mucho por crear y por hacer en la vida, y los que os conocieron a vosotros y a vuestros hechos, siempre lamentaremos esta perdida. Siempre, hasta el final de nuestros días.

Pero una cosa es cierta. Yo te entendía y te entiendo bien, y por lo tanto, nunca estuviste y nunca estarás solo.

Tu hermano.